Si una imagen renderizada tiene una relación de aspecto que es diferente a la de su archivo de origen, la imagen renderizada puede verse distorsionada, posiblemente creando una experiencia de usuario desagradable.

Para tener una imagen adecuada debes tener una imagen CDN, verificar el CSS que afecta la relación de aspecto de la imagen y por último verificar los atributos de ancho y alto de la imagen en el HTML.

¿Encontró su respuesta?