La conversión consiste en el momento “mágico” en el que el usuario realiza la acción que la empresa ha marcado como objetivo. Es el ideal de toda campaña de marketing online, lograr conversiones. Una conversión puede ser de muchos tipos: compra, registro, clic, cumplimentación de un formulario o tiempo de permanencia en una página, entre otros.

¿Encontró su respuesta?